Ouarzazate: también conocida como La puerta del desierto, es una ciudad del sur de Marruecos. Capital de la provincia homónima, que a su vez forma parte de la región de Sus-Masa-Draa. Frecuentado por el turismo y su proximidad a los Montes Atlas y al valle del río Draa.
En la localidad se encuentran los estudios cinematográficos más importantes de Marruecos, llamados Atlas Studios, donde trabajan renombradas productoras internacionales. Gran número de películas, muchas de ellas relacionadas con la historia, fueron rodadas en Ouarzazate y sus alrededores (como por ejemplo Astérix y Cleopatra, Lawrence de Arabia, (1962), La guerra de las galaxias (1977), 007: Alta tensión / Su nombre es peligro / El amanecer viviente (1987), La última tentación de Cristo (1988), La momia (1999), Gladiator (2000), El reino de los cielos en España / Cruzada (2005), Kundun (1997) “Despertar del Diablo” (2006) Legionnaire (1998). Estos estudios son los que ocupan mayor extensión en el mundo y se encuentran a unos 5 km al oeste de la ciudad de Ouarzazate. Además de su función cinematográfica, suponen un gran atractivo turístico. Se recorren en visitas guiadas.
Rabat: es la capital del Reino de Marruecos y de la región Rabat-Salé-Zemmour-Zaer. La ciudad está situada en la costa atlántica, en la orilla sur y en la desembocadura del río Bu Regreg, que la separa de la vecina ciudad de Salé.

Fez: es la tercera ciudad de Marruecos, después de Casablanca y Rabat. La ciudad de Fez es la capital del Islam en Marruecos, de la región de Fez-Bulmán y de la prefectura de Fez. Está situada en la región antiguamente llamada Hispania Nova.

Es una de las cuatro ciudades llamadas imperiales junto a Marrakech, Mequinez y Rabat. En Marruecos está considerada como el centro religioso y cultural del país. Su universidad, famosa por el estudio del árabe y la religión musulmana, la convierte en punto de paso de un gran número de estudiantes marroquíes.
La ciudad se divide en tres zonas, Fès el-Bali, la zona antigua, dentro de las murallas, Fès el-Jdid, la zona nueva, donde se encuentra la Mellah, el barrio judío, y la Ville Nouvelle (Ciudad Nueva), la zona francesa en el noroeste de la ciudad. La medina de Fez el-Bali, la mayor de las dos de la ciudad, es la mayor zona peatonal del mundo, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981. La ciudad cuenta con los servicios del Aeropuerto Saïss.
Fez es de las inmemoriales ciudades imperiales, quizás sea uno de los símbolos más importantes de Marruecos. Cuenta con calles laberínticas, y la Medina de Fez el-Bali es de los mayores emplazamientos medievales que existen actualmente en el mundo. Las puertas y murallas que le rodean potencian su magnificencia.

Marrakech: Posee numerosos monumentos patrimonio de la Humanidad, lo que la convierten en el principal atractivo turístico del país.

Es, junto a Mequinez, Fez y Rabat, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos.3 Fue fundada en 1062 por los almorávides y fue la capital del Imperio islámico. La ciudad posee el mercado tradicional (suq) más grande del país y una de las plazas más concurridas de África y del mundo, Djemaa el Fna.4 En la plaza se citan acróbatas, cuenta-cuentos, vendedores de agua, bailarines y músicos. Por la noche, la plaza se llena de puestos de comida, convirtiéndose en un gran restaurante al aire libre.

Méknes: es una ciudad del norte de Marruecos ubicada al pie de las montañas del Atlas Medio. Mequinez se encuentra en medio de un valle verde, al norte.
Desde 1996, la Unesco ha designado a Mequinez como parte del Patrimonio de la Humanidad, por su carácter representativo de un complejo urbano y arquitectónico de una capital del Magreb del siglo XVII, que combina de manera armónica elementos de diseño y planificación islámicos y europeos.

Casablanca: acoge la sede y las principales instalaciones industriales marroquíes, así como de empresas internacionales con sede en Marruecos. Las estadísticas industriales muestran que Casablanca mantiene su posición histórica como la principal zona industrial del país. El puerto de Casablanca es uno de los puertos artificiales más grandes del mundo y el puerto más grande del norte de África . También es la base primaria naval para la Marina Real Marroquí.

La ciudad tiene un patrimonio arquitectónico moderno importante, debido a la diversidad arquitectónica que experimentó durante el siglo XX.

Erg Chebbi: Las dunas de Erg Chebbi alcanzan una altura de hasta 150 metros en algunos lugares y en conjunto se extiende por un área de 50 kilómetros de norte a sur y de un máximo de 5 a 10 kilómetros de este a oeste que recubre la frontera con Argelia. Durante la parte más calurosa del año, los marroquíes vienen a Erg Chebbi a ser enterrados hasta el cuello en la arena caliente durante unos minutos a la vez. Esto se considera que es un tratamiento para el reumatismo.

Merzouga: Junto con Zagora es una de las zonas más visitadas de Marruecos por los turistas que desean entrar en contacto con el Sahara. Los turistas pueden subir en camello para visitar las dunas y alojarse en Jaimas situadas en medio del desierto.

Esauira: su medina o centro histórico está catalogado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 2001. La economía del lugar gira en torno a la pesca, la industria maderera, textil y alimentaria, y al comercio de productos de artesanía, marquetería y joyería en particular.

La culinaria marroquí se puede considerar como de gran riqueza y diversidad, esto se puede deber a la interacción que ha llegado a tener con otras culturas externas. La cocina marroquí, con excepción de los platos típicos, hoy en día puede considerarse como una mezcla de gastronomías procedentes de los bereberes, moriscos, Oriente Medio, mediterráneo y Africano.

La cocina marroquí es muy sencilla de realizar tal y como corresponde a las cocinas populares, tiene mucho en común con otras cocinas del Magreb pero posee una personalidad propia debido a ser la única de ellas que no ha recibido la influencia de la cocina turca.

Su rasgo principal es el uso de lo dulce y lo salado como por ejemplo la bastela, cuscus con verduras y tfaya, lo que la acerca a las cocinas de Extremo Oriente. Hoy en día algunos platos marroquíes tienen reminiscencias de la cocina sefardí.

Las especias se emplean en la cocina marroquí de manera casi extensiva e intensiva. Mientras algunas especias son productos de importación, otros ingredientes tales como la menta, las olivas de Meknes, las naranjas y los limones de Fez proceden de los cultivos locales. Se ofrecen las especias en los zocos.

Hoteles: Hay una gran diversidad de hoteles en marruecos, que se categorizan de uno a cinco estrellas. Si bien, la relación de estrellas y calidad varia con respecto a Europa. Siempre hay que optar por seleccionar hoteles de tres o más estrellas para garantizar un alojamiento adecuado.
Riads: Son residencias tradicionales de Marruecos, situadas dentro de las medinas o ciudad antigua, principalmente en Marrakech, Essaouira y Fes. Por fuera tan sólo podemos ver una tosca fachada, pero una vez atravesamos el umbral descubrimos un gran patio donde normalmente se encuentra una fuente o jardín con flores. Son pequeños palacios, que en muchas ocasiones has sido adquirido por europeos y restaurados. Como es habitual en la cultura árabe, la belleza se guarda de puertas para adentro.
Kasbash: Las Kasbah son espacios fortificados de origen bereber.
Jaimas: La jaima es una tienda de campaña de pelo de camello, cabra, esparto o palmito, montada sobre mástiles atirantados con cuerda. En ella las familias nómadas hacen su vida común, comen, duermen y pasan su tiempo libre.

En primer lugar, cabe destacar que si visitas las grandes ciudades del país, como Marrakech, Rabat o algunas zonas de Fez, no observarás tanta diferencia, puesto que reciben numerosos turistas y la vestimenta occidental está bastante establecida.

Aun así, sobre todo en las zonas más rurales y especialmente las mujeres deberán tener en cuenta algunos hechos a la hora de vestir. Se recomienda no vestir faldas cortas ni pronunciados escotes,

Se aconseja, en especial al entrar en mezquitas, llevar las rodillas tapadas, los hombros y el escote.

También será conveniente llevar siempre alguna prenda de abrigo, especialmente si se viaja en invierno. Esto permitirá resguardarse de las bajas temperaturas, especialmente por las noches.

Si viajas al desierto, usa siempre ropa que te ayude a protegerte del sol: gafas, camisas, pañuelos, gorros, etcétera. Utiliza ropa muy cómoda para estos casos al igual que los zapatos. Recuerda que en el desierto por la noche hace frío, lleva ropa de abrigo.

En cuanto al calzado, se recomiendan zapatos cómodos, cerrados y bien fijados al pie.

Motos por el desierto del Sahara:
Descubre el desierto del Sahara en moto, conocerás el desierto de Erg Chebbi y sus espectaculares dunas. Tiene una longitud de 22 km (de norte a sur) y 5 km de anchura, y sus dunas tienen una altura máxima de 150 m.
Pasaremos la noche acampados en Jaimas situadas en las mismas dunas, donde podrás disfrutar del esplendor que ofrece el cielo estrellado, la cena y fiesta de tambores en medio del desierto.
Nuestro numeroso viaje en moto a Marruecos, nuestra pasión por el trabajo, garantizan una experiencia única, en un país acogedor y con infinidad de rincones únicos que no dejan indiferente al viajero.
Nuestro equipo os dará siempre apoyo logístico durante toda la ruta, para que disfrutéis con total tranquilidad.

Taller de Cocina Marroquí:
Has probado los platos típicos de marruecos y sin duda te gustaría poder hacerlos en tu país e invitar a tus amigos a disfrutar de esa vivencia que te ha acompañado durante tu viaje.
Ahora puedes aprender a realizar los platos típicos y conocer a fondo la variedad de especies que se utilizan en la cocina marroquí, las cocciones, ingredientes, etc.
Aprenderás a realizar platos típicos como el cous cous, tajines, Pastilla, etc.

Volar en Globo Norte de Marrakech:
Sobrevuela las montañas del Atlas al amanecer, y disfruta del paisaje marroquí desde otra perspectiva.
Verás la inmensidad del cielo marroquí y del esplendor de ver la mezcla de colores que se aprecia de las zonas de los palmerales, el amarillo anaranjado del desierto, el blanco azulado de las montañas del atlas.
Una experiencia totalmente segura y que recordaras toda tu vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp Pregúntame tus dudas